Publicaciones

Los consumidores europeos se fortalecen”

15/03/2021

Los consumidores europeos se fortalecen”

“Los consumidores europeos se fortalecen”

 

“El trabajo que realizan las asociaciones de consumidores para facilitar la interacción con las instituciones europeas, es fundamental para que conozcan las necesidades de los consumidores”.

 

Actualmente comprobamos cómo las instituciones europeas se esfuerzan cada vez más por acercarse y escuchar a la ciudadanía. La voz de las personas consumidoras y sus organizaciones representativas tiene cada año más presencia y valor en la toma de decisiones políticas europeas, que posteriormente afectan al conjunto de la sociedad.  Por ello es de vital importancia saber estar cerca de los consumidores en momentos como el actual, en los que la pandemia afecta de forma significativa a la vida diaria de todos de consumidores y usuarios en Europa.

Y un claro ejemplo de que las decisiones se toman de una forma próxima a la ciudadanía es la presentación de la Nueva Agenda del Consumidor, que pretende proteger y empoderar a los consumidores en plena pandemia y poder afrontar con éxito los próximos años. 

Con la Nueva Agenda del Consumidor se pretende responder a las necesidades de los consumidores durante la pandemia de COVID-19 y también después de ella. Ya que se toman medidas en los aspectos que más preocupan hoy en día a la ciudadanía como son, por ejemplo, la protección de sus derechos frente al COVID, la transición ecológica y la transformación digital.

Sobre todo ello han debatido los miembros de la Mesa de Participación (MPAC) con motivo del Día del Consumidor en un webinar bajo el título de “La Nueva Agenda del Consumidor en Alimentación” y cuyas conclusiones finales podéis visualizar en (enlace video/s de las intervenciones  https://youtu.be/TcEcgNbImFQ)

 

Los aspectos clave que ha puesto en marcha la Comisión Europea con esta nueva política son cinco:

1. La transición ecológica: se aplicarán medidas para que se mejore la información a los consumidores sobre las características de sostenibilidad medioambiental de los productos, así como la durabilidad y su reparabilidad. También se fomentarán los compromisos por parte de las empresas con acciones de consumo sostenible.

Según Juan Moreno (CAUCE) en sus conclusiones finales, “la transición ecológica no puede producirse sin las empresas”. “Los datos recogidos en las encuestas de Hábitos de Consumo de la MPAC de estos últimos años, muestran cómo va aumentando el interés de los consumidores por empresas de alimentación que son social y medioambientalmente responsables”.

“Garantizar un consumo orientado a la transición ecológica  es un eje central de la Nueva Agenda del Consumidor de la UE”.

Min. Consumo España.

 

2. La transformación digital: se garantizará que los consumidores estén protegidos tanto en sus compras online como cuando lo hacen de manera tradicional. Para ello, se adaptarán las normas actuales a la digitalización, a los productos conectados y se luchará contra las prácticas comerciales en línea que no respetan los derechos de los consumidores.

Sobre este tema Manuel Martín (UNAE) destaca que “es fundamental que la normativa actual se adecúe al perfil del consumidor online ya que la cercanía geográfica ya no es sufiente a la hora de hacer la compra y la comodidad que supone la compra online va en aumento de forma exponencial”.

 

3. Cumplimiento y vías de recurso: la Comisión apoyará a los Estados miembros en la aplicación de las normas en materia de protección de los consumidores con una mayor equidad digital, sanciones más estrictas y un mecanismo eficaz para demandar colectivamente en caso de daños masivos.

Gustavo Samayoa (FUCI): “Nos encontramos con un consumidor cada vez más reivindicativo, más consciente de sus derechos y más responsable en la defensa de los mismos”.

 

4. Vulnerabilidad de los consumidores: se abordarán las necesidades específicas que ciertos grupos de consumidores pueden tener, por ser especialmente vulnerables en determinadas situaciones. Como por ejemplo los menores, los mayores o las personas con discapacidad.

Sobre el consumidor vulnerable, Fernando Móner ha comentado que “el concepto de consumidor vulnerable es una prueba más de la importancia que tiene para el consumidor, la información que recibe y formación que tiene. Tanto desde las AACC como desde las instituciones y demás agentes de la sociedad, debemos trabajar para que los consumidores estén lo más formados e informados posible, estando así más protegidos”.

 

5. Protección de los consumidores en el mundo: con el auge del comercio electrónico, la cooperación entre países, especialmente con China, cada vez es más importante. Así que se elaborará un plan de acción junto con China para mejorar la seguridad de los productos vendidos online.

 

Podemos concluir, que con la Nueva Agenda del Consumidor, las instituciones europeas abordan las necesidades más inmediatas de los consumidores ante la actual pandemia de COVID-19 dándoles un papel activo de forma que salgan fortalecidos.