A medio camino

17/04/2020
print Compartir:

Hacer una reflexión cuando estamos a mitad de camino (esperamos) en el episodio principal de esta crisis sanitaria de la que somos tristes protagonistas los seres humanos y actores secundarios todo nuestro entornoaunque quizás deberíamos nombrar como actor principal a ese pequeño virus de tamaño no visible al ojo humano que ha producido a fecha de hoy un número horrendo de víctimas mortales y millones de infectados (muy posiblemente nunca sabremos este dato de manera más o menos aproximada), puede resultar compleja pero sobre todo inexacta porque nos basamos en datos oídos y leídos a través de decenas de vías, y por desgracia no todas ellas con el mismo grado de fiabilidad.

Pero centrándonos en las personas, en las familias, sí que podemos. Destacar la experiencia vivida como algo que formará parte imprescindible de nuestra memoria y nuestra historia reciente porque se trata de un trance de los que te cambia la vida y la manera de pensar, moverte, la manera de vivir, y estos cambios los iremos viendo (algunos ya son palpables) a medida que trascurran los días, semanas y meses.

Todo empezó con un lejano aviso que nos llegaba a miles de kilómetros de nuestra zona de confort y que veíamos como en una película, preocupante pero muy alejado de nuestra realidad. Poco a poco veíamos que esa imagen se hacia patente en países cercanos, pero el vivir en un mundo donde las distancias tanto en percepción como en la realidad han cambiado tanto, de repente nos trajo ese maldito virus a un lugar muy cercano de casa…a Italia, donde en pocos días mostró sus horribles caras y fue entonces cuando nos dimos cuenta que teníamos miedo y ese mismo miedo nos hacía actuar en ocasiones irracionalmente, por lo que empezaron las aglomeraciones, las colas y las carreras por los pasillos de los supermercados españoles (primero en Madrid, Euskadi, La Rioja,….y luego se extendió por todo el territorio), pese a todos los mensajes (que se demostraron totalmente ciertos) de que el abastecimiento alimentario estaba garantizado. Afortunadamente, y con el peso de los hechos, poco a poco se fue racionalizando su comportamiento.

Según avanzaban los días, todo empezó a tomar un cariz más que preocupante, aunque las personas tardamos poco en darnos cuenta que una gran parte de la solución de este grave problema pasaba por nuestras manos (nunca mejor dicho) y debíamos ser nosotros con nuestro propio aislamiento los que más podíamos ayudar a ese grupo de increíbles personas (muchos ya les llamamos héroes) formado por sanitarios, cuerpos y fuerzas de seguridad, militares, transportistas, trabajadores de la industria agroalimentaria y de la distribución, industria auxiliar, sector primario, periodistas…, que con su impresionante trabajo nos ofrecían soluciones a nuestras diferentes necesidades y evitaban que la rueda de nuestra economía se parase en seco. Y las personas dimos el gran paso de acatar nuestra principal responsabilidad …y. nos quedamos en casa, y salimos solo lo preciso, y manteníamos la distancia social, y…hasta hoy afortunadamente hemos tenido, como Sociedad, un comportamiento mayoritariamente responsable.

Como Asociaciones de Consumidores hemos intentado por una parte dar ejemplo con la utilización del teletrabajo y por otro lado ofrecer siempre nuestra colaboración trabajando con el Consejo de Consumidores y Usuarios y el Ministerio de Consumo en analizar la situación desde la perspectiva de la defensa de los derechos y de los legítimos intereses de los consumidores, haciendo propuestas que mejorasen su situación o analizando en otros las realizadas desde la Administración Pública. Siendo las cancelaciones de viajes, las moratorias de pagos, los plazos de devolución, el abastecimiento de productos básicos de alimentación, algunas de las principales preocupaciones o demandas que nos llegaban de los ciudadanos….

Pero, ¿¿Y ahora qué??

Pues a seguir luchando y aportando nuestro granito de arena, puesto que como hemos dicho estamos a mitad del capítulo principal y este capítulo tarde o temprano dará paso al siguiente, y será tarea de todos contribuir a que nuestro país despegue de nuevo en lo económico y en lo social y podamos todos volver a parte de la cotidianeidad a la que estábamos acostumbrados.

http://estonotienequeparar.com/